El tamaño si importa. De penes y pechos.

El articulo sobre el tamaño ideal del pene en longitud y grosor según las mujeres lo deje en la categoría de Humor por tratarse de una encuesta casera. Ademas, no deja de ser ridículo que el tamaño medio del pene masculino ande cerca del limite entre lo aceptable y lo no aceptable por una mujer mientras que el tamaño ideal para ellas tenga dimensiones mas propias del mundo del porno que del mundo real. Sin embargo, ese gusto por la voluptuosidad ha sido confirmado por otras encuestas mas serias. Concretamente, los chicos de Estudio Sexual vienen ha decirnos, según datos del Segundo Estudio sobre Conducta y Preferencias Sexuales de los Usuarios de Internet en España, que el 45,3% de los hombres heterosexuales preferiría que su pareja tuviera unos pechos más grandes que el tamaño de la media (56,7% en el caso de las lesbianas) y que el 50,5% de las mujeres heterosexuales preferiría que su pareja tuviera un pene más grande que el tamaño de la media (47,5% en el caso de los gays). Sus conclusiones, con todos los datos del estudio, son que a los hombres, sean heterosexuales u homosexuales, le gusta que su pareja tenga los atributos más grandes que la media y que los gays le dan mucha más importancia al falo de su amante que las mujeres.

Esto es casi previsible, pues el atractivo de unos atributos sexuales grandes funciona a un nivel instintivo. En el caso del tamaño del pene, parece provenir de una mera cuestión anatómica. Según han teorizado algunos, con el desarrollo del bipedismo (o bipedalismo) los órganos sexuales de las hembras fueron sufriendo una serie de cambios: la separación del clitoris respecto a la entrada vaginal para dar paso a la uretra, la rotación de la pelvis y con ello el corrimiento de la abertura vaginal hacia delante, la retracción de la vagina dentro del cuerpo y su cubrimiento con pliegues (labios vaginales)… Debido a esto, nuestros ancestros comenzaron a realizar la copula frente a frente en vez de por detrás como lo hacen los cuadrúpedos, pues resultaba mas cómodo e intimo (téngase también en cuenta que el clitoris, órgano del placer femenino, se fue desplazando hacia la parte ventral). Esta postura sexual requería de machos con el pene mas largo, sobre todo en aquellas etapas de la evolución en las que la entrada vaginal de la hembra andaba aun demasiado cerca de la parte dorsal: y así empezaron a escogerlos ellas. Esto explica por que el ser humano es, de todos los primates, el que tiene un pene mas grande con relación al resto del cuerpo: la selección sexual sucedida a lo largo de nuestra linea evolutiva es la causante. En la parte que toca al hombre, la costumbre de comparar su atributo sexual con el de otros varones deseando tenerlo mas grande que el resto estaría asociada a la idea de que esta característica le llevará a ser el elegido por las féminas. Otra ventaja para quienes poseen un pene mas largo es que pueden depositar el semen en las partes más inaccesibles de la vagina, cerca del orificio cervical, y por otro limpiar un mayor tramo vaginal de espermatozoides competidores (competición espermática).Sobre la cuestión del tamaño de los pechos femeninos hay diversas teorías. El zoólogo y etólogo Desmond Morris cree que al acostumbrarnos a realizar la copula frente a frente los pechos de la hembra se convirtieron un entretenimiento visual para el macho durante el fornicio, y con ello en un estimulo sexual: ante la duda, la mas tetuda. Szalay y Costello (1991) opinan que los pechos grandes se hicieron atractivos para el varón por su similitud visual con los labios vaginales. Por su parte, J. G. H. Cant (1981) supuso que unas tetas con mucha grasa darían a entender al macho que dicha hembra estaría mas capacitada para mantener al bebe durante las etapas de embarazo y lactancia; en tanto que los pechos femeninos están compuestos mayoritariamente por glóbulos de grasa, se convirtieron en un indicador del buen estado nutricional de la hembra y su idoneidad como madre y pareja. En cualquier caso, tras la ocultación del órgano sexual femenino los senos han venido a suplir su papel como estimulador sexual para la vista.

Mas: De partos, evolucion animal y dolor

Fuentes: Y el clítoris se movió. Are You Saying That There Is a Time When ‘You’ Ends and ‘We’ Begins?

11 Comments

  1. Interesante estudio sin duda.
    Sin embargo, yo tenia entendido que el hombre relacionaba las tetas femeninas con el culo, que al fin y al cabo era lo que veian antes, no con los labios vaginales, a eso no le veo sentido…

    osea que la tengo mas grande que un gorila XD (en proporcion lo se…)

  2. podria ser, yprum, pero en estos temas lo k hay son teorias y mas teorias, ya k es casi imposible comprobar ninguna de ellas

    aunk en la del pene hay una cierta unanimidad pork la logica es de cajon

  3. Lo he dicho antes y hoy lo repito: Solo se preocupan del largo y del grueso los maracos y los que la tienen flaca y corta, nunca ha sido tema para mi.

    Saludos Inner, desde el vapuleado Chile

  4. Es incoherente:
    “el 50,5% de las mujeres heterosexuales preferiría que su pareja tuviera un pene más grande que el tamaño de la media (47,5% en el caso de los gays)” y “los gays le dan mucha más importancia al falo de su amante que las mujeres”

    47,5 es menor que 50,5… Una de las dos cosas está mal, o las cifras o la conclusión

  5. JA, yo también tengo entendido que los pechos no tenían a ver con los labios vaginales. En realidad, creo recordar que la “desaparición” de los labios vaginales de la vista llevó al crecimiento y enrojecimiento de los labios de la boca.

  6. Pingback: Inner, El Pendejo » Blog Archive » Pasion animal por el culo de la mujer. Las preferencias masculinas respecto a la anatomia femenina.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>