Tatuajes eroticos del siglo XIX y XX

La colección de tatuajes del Departamento de Medicina Forense de la Universidad Jagellónica, en Cracovia, Polonia, se compone de 60 objetos conservados en formol. La mayoría de los tatuajes pertenecieron a los presos de la penitenciaría estatal situada en las inmediaciones de la calle Montelupich.

La colección se inicio a finales del siglo XIX, continuándose durante parte del siglo XX.

He recogido los que presentan un corte erótico, amoroso o pornográfico. Observese la diferencia de factura con respecto a los que se hacen hoy en día, y la inocencia de algunas escenas.

Fuente

18 Comments

  1. Mas que sorprenderme las imagenes me sorprende que haya habido alguien lo suficientemente oscioso como para despellejar al desafortunado y conservar el dibujo.

  2. jajaja no puedo evitar pensar q los tios q llevan tatuajes de estos han estado en la carcel. hace poco conoci a un tio q se habia hech un tatuaje como el segundo q aparece, el fallo, q al hacercelo el mismo en su pierna mirando una revista al ponerse de pie la chica estaba al reves, jeje le daba igual para el estaba bien, por cierto estuvo en la carcel

  3. Muy curiosa la imagen de 1915: una mujer haciendo pesas y el instructor practicando el teto con otra alumna… digo enseñándole a hacer flexiones, lol.

  4. que tiempos aquellos, en que tatuajes, alcohol y drogas eran propios de gente dejada de la vida..outsiders
    no una moda entre muchachitos no salen de secundaria

  5. a mi me gustan muchisimo los tatuajes y todo lo que representan, claro, durante un tiempo se asocio a los tatuajes con la gente de peor calaña, pero en otrora estaban reservados para los reyes y los guerreros mas fuertes.

  6. Lo he decidido: cuando me muera quiero que mis tatuajes se conserven en formol! Aunque harán falta muchos botes… jajaja

    Un saludo Inner.

  7. Hace unas semanas, en clase de novela española del siglo XX nos enseñaron unas revistas eróticas de principios de siglo, me han recordado un poco. Aunque la mayoría eran fetichistas. Abundaban los encajes, las medias, las batas de gasa, etc. Gustaban más las mujeres culonas, grandes pechos, etc. Había una que me recordaba un montón a Isabel II, jeje… Fue una clase la mar de curiosa.
    Un saludo.

  8. @María, ¿cómo puedes tener una asignatura de novela española del siglo XX si no hay constancia de que exista novela española del siglo XX (salvo Ramón José Sender)? Me encanta enterarme de estas cosas escolares. ¡Con razón estudiáis revistas, no habiendo nada más que mirar!

    Yo pertenezco a la generación que asocia los tatuajes a cárcel, barrios bajos y marinería. La asociación es visceral y corre por distinto lugar que el raciocinio, así que siempre que veo a un joven tatuado (de mi edad no hay nadie), pelean la asociación y el intento consciente de percibir belleza. Confieso que los tatuajes no fomentan que me fije más en alguien, ni que me fije con mejor disposición. Supongo que eso al observado se la sopla, pero bueno, lo digo como dato. Esos tatuajes de los botes encajan perfectamente con mi idea, la visceral. Me encantan. Son puro lumpen. Son divinos.

  9. Mas que sorprenderme las imagenes me sorprende que haya habido alguien lo suficientemente oscioso como para despellejar al desafortunado y conservar el dibujo.

    By Gusabio on nov 26, 2010 at 4:16 am

    me muero si me tengo que tatuar algo en mi cuerpo es tanto lo desagradable de recibir un inchazo que queriendo perforarme las orejas para tener otro par de zarcillos me da panico y ni me atrevo RESPETANDO LA DECISION DE LOS DEMAS DE TATUARSE Y PERFORARSE YOOOO…! PASo::::!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>